Making Science
 Carolina González
Carolina González
Consultora SEO

Cómo orientar una estrategia de contenidos para Voice Search

15 de October de 2018
1 min 30 s

El crecimiento del número de personas usando asistentes virtuales (o asistentes de voz) como Siri, Alexa o Cortana es cada vez mayor, tanto que se estima que en 2020 el 50% de las búsquedas en móvil ya serán búsquedas por voz.

La mayoría de estas búsquedas son informacionales y se basan en preguntas, por ello, se debe pensar qué tipo de dudas puede tener el usuario y cómo estas se materializan en forma de pregunta de cara a las búsquedas de voz.

A la hora de desarrollar contenidos para Voice Search, hay que tener en cuenta tres aspectos importantes que determinarán cómo orientar la estrategia:

  1. Entorno semántico.
  2. Intencionalidad de la búsqueda y contexto.
  3. Finalidad de la búsqueda.

1. Entorno semántico

Hay que cuidar especialmente el entorno semántico del contenido. Se recomienda seguir pautas similares que en una estrategia long tail de búsquedas escritas, pero dotando de más relevancia a la naturalidad de las palabras clave y a su entorno semántico.

Google creó el algoritmo Hummingbird por necesidad a la evolución que se estaba produciendo –y aún se está desarrollando– en el mundo digital con los dispositivos móviles. La estructura de las búsquedas realizadas por los usuarios varían desde mobile y desktop. Los usuarios utilizan un lenguaje más directo en mobile, gracias a la posibilidad de realizar las preguntas de forma natural a través de la voz.

Este algoritmo no tiene como objetivo entender la búsqueda concreta, sino que va más allá y busca comprender y dar solución a la intención del usuario.

Se trataría de enfocarse en un concepto principal, y relacionarlo y completarlo con toda la información que exista a su alrededor. Al final, la estrategia se basa en posicionar para ese tema, más que para el término o palabra clave en cuestión.

El objetivo es construir una autoridad en torno a ese concepto base. No se posiciona para una búsqueda en concreto, sino para la pregunta y posibles búsquedas relacionadas.

2. Intencionalidad de la búsqueda y contexto

Se debe conocer el grado de intención del usuario a la hora de realizar las búsquedas por voz, es decir, conocer con qué propósito realiza la búsqueda el usuario. Esto permite a Google generar un contexto en torno a esa pregunta.

Por ejemplo, si un usuario realiza diversas búsquedas en torno a Berlín (“qué ver en Berlín”, “el tiempo berlín”, “dónde comer en berlín”, etc.), Google detecta que viajará a Berlín y empieza a ofrecer resultados relacionados, generando así un contexto y unos resultados personalizados. La parte local cobra mucha importancia.

Destaca el uso de verbos que incitan a la acción y adquisición:

  • comprar
  • adquirir
  • obtener

  • encontrar

Además de otra serie de términos, como:

  • cerca de
  • cercano a
  • mejor valorado

  • mejor puntuado

  • mejor oferta

Resulta imprescindible comprender el buyer’s journey, saber en qué fase (awareness, consideración y adquisición) se encuentra el usuario. Únicamente teniendo conocimiento sobre el contexto y la fase del usuario se puede desarrollar una estrategia efectiva.

3. Finalidad de la búsqueda

Por último, además de prever ese contexto local, se debe anticipar la finalidad del usuario con esa búsqueda.

Por ejemplo, si un usuario busca términos relacionados con Berlín del estilo de los anteriores, lo más lógico es que su finalidad sea reservar un viaje a Berlín. Por lo tanto, se debe tener esto en cuenta en el entorno semántico del contenido si tenemos un cliente que ofrece este tipo de servicios (derivación de contenido a negocio).

Usamos cookies para mejorar tu experiencia como cliente. Política de cookies

×