Sandra Brotón

Sandra Brotón

Performance Consultant

Invertir en Facebook, ¿una buena opción durante la crisis?

03 de April de 2020
1 minuto

Como decía Winston Churchill, “las dificultades dominadas son oportunidades ganadas”. Nos encontramos ahora mismo inmersos ante una gran dificultad, una pandemia mundial como es el Coronavirus. Sin embargo, los tiempos de crisis pueden ser también tiempos de oportunidades, siempre que sepan valorarse como tal. 

La crisis del COVID-19 ha afectado a la inversión publicitaria y algunos anunciantes han disminuido sus inversiones. Pero si algo nos enseñan las crisis es que si las enfrentamos con optimismo e inteligencia, podemos aprovecharlas para salir más fuertes de ellas. Como claro ejemplo de esto, la saturación publicitaria ha sido mermada y nos encontramos ante una gran oportunidad de dar a conocer nuestro producto o servicio en un entorno mucho menos competido para los clientes.

 

¿Por qué invertir en Facebook Ads?

Hablamos de Facebook como plataforma a utilizar durante esta crisis. En las últimas dos semanas, hemos ido analizando el performance de las campañas de varios clientes en diferentes sectores y la saturación publicitaria tan propia de Facebook e Instagram ha bajado considerablemente. 

Esto se traduce en una bajada general del CPM (coste por mil impresiones) que puede aprovecharse para lanzar muchas más impresiones a un coste más bajo. De esta forma, estaríamos siendo más eficientes con los costes de nuestra publicidad y tendríamos más posibilidades de llegar a otros públicos. 

Además de esta bajada estacional del coste por impresiones, recordemos que Facebook se caracteriza también por ser un buen canal de generación de marca y de leads de calidad. Reseñamos, a continuación, los puntos fuertes de Facebook Ads.

  • Custom audiences: Facebook nos sigue permitiendo dirigirnos a nuestras audiencias personalizadas para mantener activo el recuerdo de marca. 
  • Copies personalizados para ofrecer una propuesta de valor adecuada a la situación de crisis. 
  • Formatos atractivos y notorios como pueden ser los stories de Instagram o los carruseles de producto, capaces de llegar a un amplio espectro de público con temáticas alegres que les alejen de las noticias convencionales. 

 

Un buen momento para cambiar tu estrategia

Tener un CPM más bajo durante un tiempo no hará que la publicidad sea rentable si no estamos consiguiendo el volumen de conversiones al que acostumbramos. 

Ante esta casuística, puede ser una gran iniciativa el hecho de cambiar la estrategia y centrarnos más en dar a conocer nuestros productos o servicios a través de un branding atractivo y más barato que de costumbre. Volcarnos más en lo reputacional que en lo comercial. 

Cambiar la estrategia durante unos meses para centrarnos en valorar las micro conversiones para nuestro negocio, las que hasta ahora teníamos más olvidadas por causa mayor de la macro conversión final. Valorar las cosas pequeñas representa en este momento una estrategia que nos ayudará a volver más fuertes y alcanzar el éxito más adelante.

 

Diversidad de objetivos de campaña en Facebook Ads

Para lograr ese cambio en nuestra estrategia, Facebook tiene diferentes objetivos de campaña que pueden sernos de utilidad. 

Normalmente, siempre usamos estrategias orientadas a la conversión final con ayuda de otras campañas que se extienden a lo largo del funnel. No obstante, en esta situación de crisis, podemos aprovechar para probar otro tipo de objetivos de campaña como el alcance, la reproducción de vídeo o los campañas de interacción. 

Siempre mirando todas estas nuevas acciones de campañas bajo un prisma optimista y con los KPI’s adecuados, sin olvidarnos tampoco del mensaje de valor adecuado y la explotación de formatos de anuncio atractivos para el usuario final. 

Por último, no olvidemos que durante el tiempo de confinamiento y crisis, tenemos como gran aliado al smartphone, hecho que también nos ayudará a darle más visibilidad a nuestros anuncios. El tiempo medio de uso diario de las redes sociales se ha disparado y el coste por impresiones es más bajo. Antes estos tiempos de oportunidad, la pregunta final es: ¿aceptas tú la oportunidad o se la cedes a la competencia?