Alfredo Florez

Alfredo Florez

Junior Copywriter

Escoge tu camino

21 de April de 2020
1 minuto

1. Ahora el coronavirus es el único tema de conversación, desde la publicidad en televisión hasta el contenido en Redes Sociales. Antiguamente, hace apenas unas semanas, la creatividad en los anuncios era mucho mayor. Ahora resulta mucho más difícil diferenciarse como marca, posicionarse en el sector.

Antes de la pandemia, sabíamos si un anuncio era de Coca Cola o de Apple sin necesidad de ver su icónico logo. Pero las cosas han cambiado, todas las marcas siguen la misma línea creativa, la línea del “seguimos trabajando”, del “juntos lo conseguimos”, del “todos lo paramos”. La línea de los vídeos pre-grabados obtenidos en bancos de imágenes, la línea de las producciones caseras.

 

2. En las consultoras/agencias debemos esforzarnos mucho más para llegar a ser memorables. Debemos saber alcanzar a un público exigente que actúa como difusor de contenido y que ahora cuenta con más tiempo libre que antes. Pero este post no va sobre nosotros, sino sobre ti. ¿Crees necesario que las marcas deban reforzar su posicionamiento?

Si tu respuesta es , continúa leyendo el siguiente párrafo. Por el contrario, si tu respuesta es NO, coge carrerilla y salta al apartado número 4.

 

3. SI. Muchas marcas optan por aumentar su inversión en medios digitales debido al incremento de su consumo. Apuestan por su presencia en RRSS y comunican a sus consumidores que siguen ahí, que no han cerrado, y que siguen trabajando muy duro para volver con más fuerza que nunca cuando todo esto acabe. Parafraseando a Darwin, la especie o agencia más fuerte será aquella que se adapte mejor al cambio. Por  eso, lo importante es poder captar las necesidades de nuestro target y adecuarnos a él. 

Si eres de esos que a pesar del confinamiento no pierde la rutina y sigue haciendo deporte, no te quedes frío y corre al apartado número 5. Si por el contrario te gusta más brindar y compartir con tus amigos una cervecita telemática, quedamos en el apartado 6.

 

4. NO. Algunas marcas optan por no generar contenido como lo hacen sus competidores, ya que consideran un reto inalcanzable captar la atención de su target. Prefieren no gastar el dinero y ahorrarlo para una futura inversión. Porque, a pesar de que unos pocos afortunados hayan aumentado su volumen de negocio, la gran mayoría está experimentado numerosas pérdidas. 

Por otro lado, la vuelta será un momento clave en el que comunicar un mensaje claro, un mensaje con el que transmitir la seguridad y confianza que nuestros clientes necesitan, y para ello hace falta una buena inversión económica, un dinero que no tendremos si lo malgastamos ahora.

Contra todo pronóstico, cuando volvamos, será mucho más rentable apostarlo todo por una estrategia de comunicación más fuerte que la de nuestros competidores. Cuando la gente vuelva a tener dinero, cuando la gente vuelva con ganas y, sobre todo, cuando la gente vuelva a saber lo que le depara su futuro más inmediato. Porque, a pesar de que existan comparativas de esta pandemia con algunas crisis sufridas a lo largo de la humanidad, la situación actual es muy diferente.

Vivimos en un mundo digital en el que todo el mundo tiene acceso instantáneo a mucha información, y en ocasiones es difícil contrastar aquello que es cierto o fake.

A pesar de que nuestros rivales en el mercado empiezan a saturar todos los canales de comunicación con sus mensajes de marca, es mejor ser precavidos y no precipitarnos a la hora de tomar ciertas decisiones. “El después” será igual o más importante que “el ahora”. Por eso, cuando todo esto pase y dispongamos de información veraz y contrastada, será el momento de iniciar una comunicación fuerte y potente aprovechando todos esos recursos económicos que decidimos no malgastar.

Acaba a lo grande en el último apartado.

 

5. NO TE QUEDES FRÍO. Dicen que no hay mal que por bien no venga. Aunque es cierto que no podemos salir a la calle a hacer deporte, una parte de la población, que no se consideraba deportista antes de la crisis sanitaria, confiesa que ahora sí lo es. Precisamente por eso, por no poder salir a la calle a ocupar nuestro tiempo en otros quehaceres, por aburrimiento. Por no alcanzar más de 100 metros en 24 horas, sumando todas las distancias recorridas entre salón, cocina y baño.

Hay gente que tiene la suerte de disponer de un jardín o un salón suficientemente amplio para poder realizar sus sesiones de crossfit. Aquellos que no pertenecemos a ese pequeño porcentaje de la población debemos darle un poco más al coco. Si nos esforzamos e inspiramos en la multitud de plataformas e iniciativas en la red, seguro que logramos encontrar la manera de quemar unas cuantas calorías.

Alcanza la meta en el último apartado.

 

6. CERVECITA TELEMÁTICA. Dicen que no te das cuenta de lo que tienes hasta que te lo quitan. Que no te das cuenta de toda la gente con la que compartes tu tiempo a lo largo de tu vida. Por eso ahora, más que nunca, cuando más vulnerables nos sentimos, es cuando más compartimos nuestros ratos a través de las distintas aplicaciones de videollamada. Cuando, a pesar de la distancia y la imposibilidad de vernos o tocarnos, mantenemos un contacto mucho mayor con nuestros familiares y amigos. Porque cada uno de nosotros demostramos que, a pesar de no tener un bar para tomarnos esa cervecita y aceitunas después del trabajo, somos capaces de reinventarnos creando nuestra propia barra casera.

Acortar distancias y aprovecharnos de la tecnología que tenemos a nuestro alcance.

Despídete con el siguiente párrafo, con el último apartado.

 

7. ÚLTIMO APARTADO. Dicen que todos los caminos llevan a Roma. La verdad es que nunca he tenido el placer o las ganas de comprobarlo… sin embargo lo que sí sé, es que estamos viviendo una situación de mucha incertidumbre. Una situación en la que ni “los expertos” saben lo que va a ocurrir.

Por eso he decidido escribir este post, para mostrar que todas las vías tienen sus pros y sus contras, y que todas ellas pueden ser perfectamente válidas. Y aquel que asegure con certeza cuál es el camino a seguir, miente.

Al final, somos nosotros los que decidimos el camino que tomar, pero es importante que una vez que escojamos uno, lo hagamos seguros y decididos.